¿Por que colecciono figuras?

Toys00

Mi nombre es Luis Armando tengo 25 años y soy adicto a comprar “monitos”….

Así iniciaría mi presentación si existiera una asociación de adictos a comprar juguetes, algo así como Alcohólicos Anónimos, afortunadamente no existe tal organización, ni tengo una adicción en cuanto al coleccionismo se refiere, simplemente es un hobby que practico desde que tengo memoria. El siguiente post es una serie de anécdotas y remembranzas de por que inicie a “juntar monos”, con el fin de encontrar un origen de porque colecciono, espero que por lo menos les parezca curioso este texto.

Mi afición empieza a una temprana edad, por ahi de los 4 años, (nací en el 92, hagan cuentas) recuerdo mucho que cuando vivía en el Estado De México, específicamente en Ciudad Nezahuacoyotl, cerca de la casa que rentábamos había un local de maquinitas, si escucharon bien, un local, no las típicas maquinitas que estaban en las farmacias, ya saben esas farmacias con sus aparadores de los ochenta, con juegos de mesa Montecarlo (tambien desde los ochenta) cuyas cajas estaban amarillentas de estar tanto tiempo expuestos a los rayos del sol, a esas farmacias me refiero, pero me estoy saliendo del tema. El chiste es que en ese local tenían Double Dragon, Bubble Bobble y otros, entre ellos el legendario Street Fighter II, cuya popularidad no podía ser mas grande, tanto que en el mismo lugar tenían de las famosas maquinitas de chicles que le ponías $2 y te salia un juguete, pero no cualquier juguete, salían mini figuras de Ryu, Blanka, Chun Li, Guile, etc. Por supuesto mis papás me compraron varias y si bien en ese tiempo no le “entre” a los videojuegos, recuerdo mucho que jugué horas con esas figuras. Poco tiempo despues descubrí las “Cajitas” de Sonrics, básicamente una caja sorpresa con los dulces mas característicos de la marca, pero con la novedad que traían un juguete adentro, la idea es realmente novedosa y siendo hijo único muchas veces me salía con la mía, mis papás llegaban de trabajar con alguna y yo ignoraba completamente los dulces por ver qué juguete salia, y quizá lo que te “prendía” mas de esto era la idea de tener una colección completa, estoy seguro que las acciones de Sonrics en esa época subieron gracias a mi; De ahi coleccione la isla de los Looney Tunes, la de las caricaturas que tenían tanto a iconos como Popeye hasta Los Simpson, como las “figuritas” de Disney entre muchas otras mas. El coleccionismo tambien me fue heredado, mi Padre coleccionaba antigüedades, cosas como lámparas de minero, herraduras para caballos, maquinas de coser, entre muchas cosas mas; Mi madre colecciono por mucho tiempo cosas relacionadas con ranas, como figuritas, gorras, estatuas, etc, menciono esto porque aquí se origina una afición que que me acompaña desde hace mucho mucho tiempo, pero en una galaxia muy muy cercana…

Toys01Mi madre, que ya mencione, era fanática de las ranas, y vio la segunda parte de una popular pelicula del espacio que tal vez han oído hablar, me refiero por supuesto a Star Wars, aunque para estar mas en sintonia, nos referiremos esta vez, (y solo esta vez) como La Guerra De Las Galaxias, su secuela titulada El Imperio Contraataca se estrenó en México en diciembre de 1980 e introdujo a un nuevo personaje llamado Yoda, un entrañable maestro Jedi de pequeña estatura, color verde y que vivía en un pantano, esta primera aparición del personaje maravillo a mi madre -mi teoria es que le recordaba a la Rana Rene de los Muppets– y para ella Yoda era la “ranita” de Star Wars, poco despues compró la figura de Kenner/Lily Ledy y la anexó a la colección, varios años despues, nací yo, y me heredó muchas de sus ranas y por supuesto a Yoda, que se convirtió en mi primera figura de la colección y la mas significativa (por obvias razones). Mas o menos por la época tambien llegó a mis manos un Ewok, Lumat para ser mas exactos, y un “Arturito” que años despues me percate que era “Bootleg” (“pirata” pues) . Muy poco tiempo despues rentamos en un Videoclub particular la trilogía original (pre-edicion especial) y me quede maravillado con las peliculas, tanto que comencé a tratar de conseguir las figuras de la manera en la que se conseguían ese tipo de figuras antes, en los tianguis, y para mi suerte cerca de donde vivía existían varios lugares donde encontrar buenas piezas, recuerdo que los domingos frecuentaba a un treintañero que se dedicaba a eso, a la compra/venta de figuras, ponía su “puesto” afuera del mercado y le apodamos El Juguetero, rápidamente se convirtió en mi “dealer” de figuras y juguetes de Star Wars, cuando se podían encontrar figuras vintage (osea clásicas o antiguas) en $10-$15 devaluados pesos (!) y naves en $100 o incluso en $80 (!) si le regateabas un poco, recuerdo mucho el día que llegue a casa de mis abuelos feliz con mi última adquisición, un Jabba The Hutt vintage y lo primero que dijeron fue que por que compre un “mojon”; Estoy seguro que de todo lo que le compramos pudo pagar la universidad de sus hijos, o por lo menos construirle un segundo piso a su casa (¿Están empezando a ver una tendencia?) el chiste es que ya estaba enganchado y quería mas, para entonces ya habían pasado varios meses del estreno de Episodio 1, y para mi fortuna al parecer muchas de las figuras de la pelicula empezaron a juntar polvo en las estanterías y comenzaron a rematarlas, aso me hice de muchas mas figuras y la colección empezó a crecer rápidamente, pronto empecé a juntar dinero de mis domingos para comprar los nuevos artículos de Episodio 2 que eran lanzados al mercado y esperar que en navidad y en día de reyes me “llegaran” los juguetes que tanto anhelaba durante el año. (SPOILER: Si me llego lo que quería).

Por supuesto que mi historia con las figuras de Star Wars no termino ahi, de hecho sigue hasta nuestros días pero con el tiempo empecé a coleccionar otras cosas, entre mis manos pasaron Legos, G.I. Joes, Pokemon, Power Rangers, Max Steel, incluso en algún momento me heredaron unos Caballeros del Zodiaco, que resultaron ser la decepción mas grande de todas, asi que me fui deshaciendo de ellas con el tiempo. Ninguna linea me satisfacía tanto como esta, hasta que ya mas reciente pude empezar a conseguir figuras mas “de colección”, marcas como NECA, McFarlane entre otras, que sacaban “monos” de peliculas de culto y quizá las mas populares, eran sus lineas de personajes de Terror, de ahi en adelante, cuando hay una figura de accion de un personaje que me guste mucho, trato de conseguirla. De igual manera hace unos años inicie una colección de las figuras de Aliens de Kenner que ha crecido rápidamente, como dato adicional originalmente esas figuras iban acompañaban a una caricatura de los Xenomorfos que al final no le fue dada luz verde. Finalmente colecciono tambien peliculas, no importa el formato, VHS, DVD o Bluray, y si, alguien en pleno 2017 todavia ve (y compra) peliculas en VHS. Me gustaria decir que tengo realmente lo que me gusta y lo que vale la pena conservar, pero no es verdad, tambien tengo muchas peliculas que vi una vez y ya (o que ni les he dado la oportunidad), o tambien tengo muchas veces la misma pelicula en diferentes formatos, ediciones y/o portadas (Eso si ya es medio obsesivo, pero algo de malo tenia que tener) y aunque es bien sabido que el formato físico va a acabar algún día, nada se compara con poseer la pelicula en cuestión, disfrutar los extras, el comentario del director, el arte de la caja o solamente la satisfacción de decir: “Si! Yo la tengo!” y salvar el día un una situación hipotética (Nunca me ha pasado, snif…). En mucha menor medida tambien colecciono carritos de Hot Wheels, Discos en Vinil (preferentemente Soundtracks), Libros de cine, Cómics y cuanta “cochinada” (como dijera mi familia) se me ponga enfrente. No se sorprendan si en alguna ocasión aparezco en el programa de Hoarders….

Pero ¿Por qué colecciono? Por diversion, por revivir mi infancia o mas bien seguir viviendola, por que coleccionar es algo que me apasiona, y no lo veo como una inversión a diferencia de muchas personas, el valor sentimental que tienen muchas de mis piezas es realmente incalculable. ¿Dejare de coleccionar algún día? No lo se, siempre he pensado que cuando ya no tenga espacio y tenga que almacenar cosas en cajas es el momento de parar, quizá con lo que mas me quedo de esta afición es que es algo que me ha permitido conocer muchas personas que tambien son coleccionistas y que les gusta compartir su afición, ya sea consiguiendo piezas, o compartiendo anécdotas como las mías; Si coleccionas algo, lo que sea, compártelo, si coleccionas peliculas y las recomiendas, prestalas, si coleccionas figuras, pasale a tus amigos tips de donde conseguir buenas piezas, dedícale el tiempo que creas adecuado y creo lo mas importante de todo es disfrutarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s